Qué es y como participar en una incubadora de startups

¿Qué es una Incubadora de Startups?

  1. Qué es (y qué no es), cómo funciona y etapas
  2. Ventajas
  3. Diferencias entre Incubadora y Aceleradora

Las aceleradoras nacen en 2005 en Estados Unidos gracias a Y Combinator en Cambridge Mass, que más tarde se trasladó a Silicon Valley con Paul Graham. Y esta dió comienzo a una era donde las Incubadoras y Aceleradoras han ido proliferando como los champiñones con el objetivo de promover el emprendimiento y ayudar a los emprendedores. 

Una incubadora es una organización que ayuda a los y las emprendedoras a poner en marcha y desarrollar nuevos negocios. Ayuda, a través de la mentoría, la formación, el apoyo, networking y en ocasiones la inversión, a que las startups tengan un fracaso prematuro. En pocas palabras, es una herramienta muy útil para el impulso de nuevas empresas, sobre todo, para aquellos emprendedores primerizos. Pero ¡ojo! no nos olvidemos que los factores para que una startup tenga o no éxito depende de muchas variables y que una incubadora es una herramienta más, que en ocasiones nos sirve de pepito grillo (si no tenemos referencias anteriores) o de colchón cuando caemos pero en ningún caso, pero su objetivo no es más que acompañarnos e instruirnos si lo necesitamos, no son los causantes (al menos en primera instancia) de nuestro éxito.

Gracias a las experiencias previas, los conocimientos de los expertos que trabajan en ella, el espacio similar al de un coworking hace que las interacciones, la información y los conocimientos fluyan de forma mucho más ágil que si intentamos hacerlo por nuestra cuenta desde casa.

Además, en muchas ocasiones nos sirve de nexo entre nosotros (emprendedores) y otros emprendedores y la misma idea.

El objetivo de una incubadora es:

  • Evitar o disminuir el riesgo de fracaso del nuevo negocio.
  • Dar apoyo necesario en servicios técnicos (marketing, negocio, etc) y financieros
  • Asegurar o favorecer el éxito de proyectos innovadores y tecnológicos.

 

El proceso de incubación es distinto en cada incubadora, cada una tiene su fórmula tanto para gestionar el proceso como, incluso, en el tipo de proyectos a los que suele acelerar. Hay, de hecho, incubadoras especializadas por sectores, mercado, etc.

Si algo tienen en común suele ser la metodología ágil (aunque cada uno use sus propias herramientas y fórmulas) y el sistema de mentorización y formación para los y las emprendedoras. Además, en todas suelen asignar un tutor o director de proyectos que guía y hace seguimiento de las startups asignadas.

Podríamos distinguir 3 etapas en una incubadora:

1ª Etapa: Reclutamiento o pre incubación. Aquí se hace un llamamiento a emprendedores o proyectos en fases muy tempranas y sin desarrollo. Se evalúa a los candidatos/as y se seleccionan a las startups o emprendedores que formarán parte del proceso.

2ª Etapa: Incubación. Se elige una idea o proyecto y empieza la fase de asesoramiento especializado, información, capacitación, orientación, consultoría y enlaces de negocios. Se lleva a cabo el plan de negocios o el roadmap de trabajo para guiar a las empresas y hacer más fácil el proceso de creación, operación y desarrollo de la misma.

3ª Etapa: Post Incubación. Una vez finalizado el programa de Incubación (cuya duración variará en función de la Incubadora pero suele oscilar entre 4 y 8 meses), se continúa con un pequeño seguimiento periódico, networking, asesoramiento sobre todo en temas de financiación, ayudas, inversión o concursos. 

Pero ¿¡todo gratis!? Os estaréis preguntando…pues normalmente no, a no ser que sea algún programa de servicio público. ¿Los proyectos tienen que pagar? Pues normalmente no. Entonces ¿a cambio de qué? Esto dependerá de cada incubadora, esta es una de las grandes diferencias, pero normalmente el precio es quedarse un porcentaje de la empresa. Es decir, convertirse en socios. Este porcentaje variará en función de la organización.

 

Ventajas

Una vez explicado qué son podríamos deducir las ventajas de formar parte de un programa de Incubación, pero, vamos a enumerarlas:

  • Formación, mentorías y apoyo estratégico, específico y técnico que ayudarán al emprendedor/a a recorrer paso a paso todo el camino (incluye financiera, marketing, negocio, etc).
  • Espacio físico y servicios necesarios como internet, agua, luz, etc. Sin facturar nada al principio tener una oficina puede ser un gran problema, de esta forma tenemos el espacio que además nos permite intercambiar conocimientos y experiencias con otros incubados.
  • Networking. Una red de contactos estratégicos que pueden ir desde proveedores hasta inversores/as.
  • Apoyo moral, que parece poco, pero en ciertos momentos es de vital importancia.
  • En algunas ocasiones también ofrecen la oportunidad de conseguir co -fundadores para tu proyecto.
  • Perks, es decir, descuentos en herramientas y servicios que nos serán de utilidad.

 

Diferencias entre Incubadora y Aceleradora

La principal diferencia es el momento. Una Incubadora dará soporte a los emprendedores en las primeras fases de ideación y desarrollo de MVP o primer producto, mientras que las Aceleradoras entran en juego en segundo momento con el fin de impulsar y hacer volar el proyecto.

Para poder crecer rápidamente, las Aceleradoras suelen invertir o inyectar capital, ofrecen también formaciones pero estas menos genéricas y más intensivas o incorporan a un especialista que mejore algún proceso de la empresa. Por lo tanto, actúan como inversores que además de aportar capital aportan valor y por lo tanto las empresas deberán ceder parte de su equity a ellas.

 

Pero ¿ser o no ser? That’s the question. Opiniones sobre Incubadoras o Aceleradoras hay muchas. Nuestro consejo es que si se trata de la primera vez que se emprende te apoyes en alguna, es importante ver y conocer de dentro el ecosistema. Eso sí, haz un estudio en profundidad de todas las que tienes a disposición para hacer la elección que más se adecue a ti y tu idea de negocio.

 

banner ayuda proyectos scaled

¿Qué es una recompensa?

Lo que obtienes por estar con BitStartups